El Blog

Todas las imágenes y textos son propiedad de las artistas. Cualquier uso o referencia de cualquier índole deberá ser consultado previamente con las autoras.

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Epi logos

Por Harry - 21 de Noviembre, 2006, 21:27, Categoría: Harry Castel

Palabras después de las palabras... carreras...detalles...

Correr

Correr

Correr

Conseguir cosas

El final del proceso y su presentación al público es siempre como el aterrizaje de un piloto novato, con la sombra de poder estrellarse en el último momento, de no tomar bien la pista, de no guardar bien el equilibrio en esos segundos entre el aire y la tierra, sumergidos en la velocidad... no me gustan los viajes en avión, me ponen nerviosa, envidio a mis compañeros que disfrutan de esa parte de la aventura... y sin embargo ahora no pude encontrar otra analogía para describir este segundo aterrizaje de Agenda, un poco más completo que el anterior, tomando quizá ya una forma definitiva, no me atrevo a decir terminado.

Agenda es quizá una de las mejores concreciones de mis ideas obsesivas y por eso creo que volveré una y otra vez a este ejercicio performativo, quitando, añadiendo cosas, cambiando otras, como el castillo nunca acabado del cuento de Ricardo Lindo, donde siempre se construían nuevos salones mientras otros caían derribados por el abandono.

Mientras vuelvo otra vez a visitar este país, termino ajustes para esta visita, de esta versión de Agenda... al final no sé si hablo de la violencia ¿cómo podría un árbol hablar del bosque que habita? ¿qué diría?

 

4:00 p.m.

El reloj continúa su marcha circular

y se convierte por ahora en un pasillo

que lleva mi carne hastiada a otra celda.

La historia siempre es la misma:

la calle la gente el ruido

docenas de pasos gritando sus urgencias,

las manos que se aferran como naúfragos

a los celulares,

miradas que gravitan alrededor de los cuerpos

sin salir de su órbita de desconfianza.

Dejo ir a mi cuerpo junto a los otros,

la gran hermandad de los cuerpos

llevados por la inercia de La Historia.

Qué importa que todos tengamos miedo

nadie abandonará el pudor

para pedir a gritos un poco de afecto,

estamos solos,

somos independientes,

no necesitamos a nadie,

nuestra autosuficiencia

es el despeñadero

que marca el triunfo

de nuestra post modernidad  

 

(¿estamos autorizados a tener una post modernidad

o debemos ser prudentes

y quedarnos en la modernidad a secas?)  

 

5:00 p.m.

La ciudad grita

Por múltiples bocinas

Por la boca de los vendedores ambulantes

A través de los uniformes azules

Contando los signos trazados en la piel

La mugre de días pegada a la piel

El olor a sudor de otros cuerpos unidos a la piel

La ciudad canta a gritos

Los himnos de los nuevos ghettos

Hacinados en las calles tomadas

Recuperadas Tomadas Recuperadas cerradas abiertas invadidas peligrosas intransitables con los mejores precios 

Las calles

Inmensos ríos de basura y asfalto

De olor a nausea, himno religioso y reggettón

La ciudad zapatea

Sobre el tablado de nuestros fanatismos

La canción del blanco y el negro

La única canción posible

De nuestras tribus del miedo

La ciudad grita, canta, zapatea

Con guitarras de quejas y palmas de no hacer nada

Yo camino

Camino

Camino

En dirección contraria

Mientras el carnaval sigue su rumbo por la calle

 

 

 

6:00 p.m.

El tiempo es un gran borrador de silencio

un cigarrillo que se consume

el envase vacío de una cerveza

el deseo de todas las miradas

que no se posaron sobre vos.

El tiempo te llena de llagas

te deja un sabor amargo en la boca

te disipa la embriaguez

se lleva todas las cosas

te deja de pié en medio de la nada.

Hay un camino de ladrillos amarillos

tapizado de adioses y de ayes

hay pañuelos de adiós en todas las manos

hay trenes que llegan con cinco segundos de retraso

hay viajeros que parten demasiado pronto.

Yo no sé cómo encerrar el tiempo

cómo desnudar tus piernas

cómo verte desde el otro lado de la ventana

cómo sostener un pañuelo blanco

cómo cantar las golondrinas

cómo tragarme las ansias

cómo soltar una lágrima a tiempo,

cómo evitar que lloren los santos,

cómo escribir las páginas de la historia,

cómo dejar el amor por amarte tanto,

cómo olvidar, carajo, cómo olvidar,

cómo recordar el camino a casa.

Y todos los relojes caminan a la izquierda

y todos los mendigos vuelven sobre sus pasos

y todas las cosas se cierran sobre su sombra

y hay gemidos que me atormentan

sobre cada cama que mi piel toca.

Si tan solo me dijeras

cómo aúllan los perros en la noche…

Blog alojado en ZoomBlog.com