El Blog

Todas las imágenes y textos son propiedad de las artistas. Cualquier uso o referencia de cualquier índole deberá ser consultado previamente con las autoras.

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Otro día

Por Harry - 14 de Septiembre, 2006, 16:40, Categoría: Harry Castel

Construyo a partir de fragmentos de historia, de ideas recurrentes, de imágenes que me visitan durante el sueño, de cosas que intento una y otra vez en diferentes versiones, en diferentes tiempos, de sensaciones y voces que hablan en mi cabeza mientras veo por la ventanilla del bus y de vez en cuando miro hacia atrás, para asegurarme que no hay nadie sospechoso que vaya a poner antes de la próxima parada.

Desde el 2003 tengo esta sensación fija con una melodía de Apocalyptica y un paisaje con dos sillas y dos personas, a Jaime le contagia esta idea, la hemos visto un par de veces para otro trabajo que al final no se realizó. Hace una semana descubrí que esa idea tomaba forma como  una acción dentro de este experimento: los espacios personales, los espacios íntimos que vamos creando para permanecer a salvo de todo lo que nos invade. Guardo celosamente mi espacio íntimo y al mismo tiempo busco invadir el de los que me son más queridos, para ver si existo dentro de ese espacio, el encuentro con el otro siempre es un acto de violencia ¿no?.

Pasa también que mi personaje avanza de hora en hora... ¿Cómo comenzamos a negarnos? ¿cómo nos vamos anulando? Tomamos las sensaciones que nos lastiman con calma, para no desesperarnos, hasta convertirlas en una gotera subterránea que nos va minando... ¿Hablo en plural? Hablo por mí y por mi personaje que se va construyendo de fragmentos, de fragmentos míos, como me construyo...al final mi personaje talvez solo sea una de las múltiples voces que me habitan.

 

 

 

 

 

 

 

6:00 a.m.

Desde este lado del espejo

un hombre mira su propia inmortalidad

y se resiste a creer

en la utopía del huevo cayendo del muro.

Hay una equis sobre su rostro

es un hombre anónimo

que quitó su nombre de un tirón

y lo arrojó lejos de sí

lo más que pudo.

Tiene ensangrentados los muñones de sus dedos

y grita tan dulcemente

que todo el que le escucha para de gemir y canta.

Hay un hombre sin sus vísceras

y tiene en la mano izquierda su corazón

adornado con corona de espinas.

Es un hombre irreconocible

que cuenta cuentas de rosarios marchitos

y se flagela las espaldas con arrepentimientos.

Es un hombre del que me río a carcajadas

es un bufón en traje de mediocre

es un despojo humano vestido de franela

y grita

cada vez que me asomo al espejo en la mañana

 

 

 

 

7:00 a.m.

Miro pájaros en las azoteas

Hay garras de cuervo clavándose en múltiples pechos

Hay picos abriendo las carnes de los niños

Hay gente que pasa de largo en las aceras

Sin que les duelan las manos

Por las miserias que cuelgan de las esquinas.

Camino por las calles

Hay un hombre extendido en el asfalto

Que riega su sangre por un agujero en la cabeza

Cuatro hombres azules lo custodian

Para que saque su mejor perfil

En el noticiero nocturno.

Hay abogados que lanzan corazones sangrantes

Desde los quintos pisos

Para que se destrocen con un sonido húmedo.

Hay mujeres que dejan colgar sus tetas de las ventanas

Y caminan en sus tacones sobre largas aceras.

Tengo persistentemente esta pesadilla

Y despierto a la mañana sudando frío,

Entonces me ducho, tomo un café

Coloco alrededor de mi cuello una corbata

Abro la puerta de la calle y veo

Exactamente lo mismo que en mi sueño.

 

 

 

 

8:00 a.m.

Ni bien entrada la juventud

saludas al mundo con ambas manos,

alguien te pone un cigarrillo en la boca

y lees tus primeros versos de Neruda,

o de Machado o de Lorca,

plagias a Benedetti en papelitos anónimos

que estacionas dos pupitres delante del tuyo

con la chica que sabe que tú los estacionas

pero no que los plagias,

crees que el mundo es grande

y que es tu deber recorrer su inmensidad antes que se acabe

entonces los relojes son innecesarios

y caminan todos hacia la derecha.

Luego, no sabes cómo, creces,

alguien te pone un horario en las manos

y lees tus primeras planillas, los reportes,

las cuentas y el periódico de la mañana,

y no necesitas plagiar

porque todo se arregla con un anillo

y tu chica guarda los versos

junto a las facturas de la luz,

crees que el mundo es demasiado grande

y peligroso para andarlo a pié,

aprendes entonces cuan necesarios son los relojes

y que todos corren más que tú.

Pisas el acelerador, le subes el volumen a la radio,

marcas tarjeta, estrechas manos sudorosas e infinitas,

hasta que un día, cuando los versos plagiados son ceniza

el espejo te pregunta dónde te fuiste

y comprendes con terror

que el reloj ha comenzado a marchar a la izquierda.

 

 

Harry.-

Blog alojado en ZoomBlog.com