El Blog

Todas las imágenes y textos son propiedad de las artistas. Cualquier uso o referencia de cualquier índole deberá ser consultado previamente con las autoras.

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

8 de Septiembre, 2006

Almas

Por Harry Castel - 8 de Septiembre, 2006, 18:40, Categoría: Harry Castel

Almas

 

Hay  almas   que   suenan

como   la  quinta  cuerda  de  una  guitarra

cuando  las  tañe  la  garra  de  la  soledad

y  dejan   su   sonido   vibrando

dentro  de  los   tímpanos  del   silencio.

Estas   almas   huelen   a vacío,

a   estante   de   viejos   libros,

a   bolitas   de   naftalina,

a   cantos   de   Viernes   Santo,

a   manos   de   solterona

hurgando   en   las   diez   de   la noche.

Son   estas   almas   las   que  viajan

con   su   cortejo   de  lamentos

y   amarillentas   fotos   en   blanco   y  negro,

las   que   usan   antiparras

y   leen   salmodias   apoyando   el   índice

en   los   renglones   muertos,

las   que   bailan   en   corros   de   brujas

imaginando   equinoccios   que   no   llegan

las   que   alisan   las   arrugas   de   sus   deseos

y   no   tienen   saliva

para   humedecer   otros   labios.

Estas   almas   se   acurrucan

en   las   esquinas   de   la   noche   a   mendigar   besos

y   cambian   su   paz   por   dedos

que   les   rasguen   el   velo   de   la   madrugada.

Estas    almas   se   lanzan   al   vacío

desde   el   piso   número   siete,

se   emborrachan   solas   en   las   barras   con   penumbra,

pagan   putas   para   que   lloren   abrazadas   a   sus   rodillas,

hacen   collares   de   margaritas   con   sus   venas,

predican   mundos   mejores,

chillan    fingiendo    orgasmos,

escriben   libros   que   se   leen   diez   años   después,

cuentan   las   píldoras   antes   de   envenenarse,

cantan ante   fans   enloquecidos,

multiplican   panes   y   peces,

queman   sus   autoretratos,

juran   amor   a   amantes   imaginarios

y   traicionan   con   su   cuerpo

a   todos   los   cuerpos   que   acampan  en  su   cama.

Cuando   llega  la   hora  de  matar

estas   almas   dan   media   vuelta   y   regresan   a   casa

con   la   esperanza   de   recibir   una   bala   por   la   espalda

que   les   pruebe   la  utopía   de   la   inmortalidad.

   que   conservas   sin   sombras   las   pupilas

y   regresas  a  casa   donde   aguarda  la  mesa

y   el   caritativo   beso   de  las   buenas  noches,

ten   cuidado   con   estas   almas

no   dejes   que   perturben   tu   buena  conciencia,

tus   cuentas   pagadas  a  término,

los   compromisos   en   tu   calendario;

cámbiate   de   acera   si   las   encuentras

guárdate,  cúbrete,  desvía la mirada

que   su   contacto   impuro  no   te   saque

del   redil   de   la   sonrisa

que   no   contamine   tu   seguridad   su   ponzoña

que   no   te   deslumbre   su   corona   de   espinas,

no   seas   insensato

nada   es   comparable   a   la   seguridad.

Y   si   alguna   vez   sus   cantos   perturban   tu   alma

mira   fervorosamente   el   televisor,

vete   en   peregrinación   al   centro   comercial

flagélate   con   horas   extras

paga   en   abonos  al   diez   por ciento  tu  puesto  en  el  paraíso

apoya   sin  dudar  las   guerras  civilizadas

sálvate,   sálvate,   se   buen   niño

y   obtendrás   un   sillón

desde   donde   ver   pasar   el   mundo

mientras   aguardas   la   inexorable   llegada

de   la   cantante   calva

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5:00 a.m.

 

La   soledad   es   un   espejismo,

una   amplia   brecha   por   donde   pasa   el   olvido,

una   gran   habitación   de   silencio,

el   libro   de   estampas  del   recuerdo.

La   soledad   te   envuelve   con   su   abrazo   tibio,

te   regala   tu   propia   compañía,

te   enseña   la   sospecha   de   la  muerte

y  el   bálsamo   de   la   lejanía.

Es   buena   la   soledad  cuando   estás  con  nadie,

cuando   te   acompañan   ramas  y  viento,

cuando  se  fue   demasiado  lejos  de  la  manada,

cuando   aún   se  recuerda   el  camino   a  casa.

Ahora  la  habitación   está   llena  de  ecos  y  pasos

y canciones  cansadas  y  besos  con  sueño,

de   enormes  trozos  de  vidrio  roto

donde  camina  de  puntillas  la  soledad.

Esto es lo que pasa:

Por Harry Castel - 8 de Septiembre, 2006, 18:39, Categoría: Harry Castel

He  caminado  mucho  por  la  ciudad,  he  dejado  muchos  pasos regados  en  las  aceras. No  puedo  decir  nada  sobre  la  violencia,  estoy  demasiado  dentro  de  ella  como   para  poder  decir  nada.

Cuando comencé esta idea, quería  hacer  otra  cosa  y  como  casi  siempre  me sucede, mis  pasos me  llevaron  por  otras  calles, hasta  llegar  a  algo que  escribí  desde  mis   pasos  en  la ciudad, en  el  2001,  esa  imagen  de  la  ciudad  me  llevó  a  ver  otra  cosa:  a  ver  a  alguien,  quizás  yo, despertando  y  teniendo  que  salir  a  la  calle   y  teniendo  que pasar por   todas  las  horas  de  su   día.

Descubrí   que  no  puedo   escribir  un   párrafo   a  favor  o  en  contra  de la  violencia, es  algo  que me  atraviesa,  que  me pasa, que  temo,  que  rabio.

Me  puse  a construir  el  poemario  Agenda  en  el  2005,  a  partir  de un  hecho  de violencia  que  deseaba  exorcizar  de mí,  hay  muchos  fragmentos  no  terminados, muchas imágenes   que   salen  de  mi  cuaderno  de  escribir  o  de  mi  diario. Hoy  estoy  construyendo una  habitación  a  partir  de  Agenda  y  de  otros  apuntes,  es  la  habitación  de  esta  persona  que imagino   iniciando  sus 24  horas del  cotidiano, en  esta  ciudad   que   veo  y  camino  todos  los  días. Es  reconstruir  Agenda  y transformarlo  en   otra   cosa, todavía  no  descubro   en  qué.

 

Harry  Castel.-

Blog alojado en ZoomBlog.com